La Great Barrier Reef australiana es el mayor arrecife de coral del mundo. El arrecife está situado en el mar del Coral, frente a la costa de Queensland al nordeste de Australia. El arrecife, que se extiende a lo largo de unos 2600 kilómetros, puede apreciarse desde el espacio. Resulta difícil delimitar su extensión exacta, aunque se considera que comienza cerca de la latitud 9°S, al sur de Papúa Nueva Guinea, y sigue hacia el sureste hasta la latitud 24°S, la mayor parte como una línea paralela a la costa meridional de Queensland. Tampoco se trata de una línea continua de arrecife, sino que está formado por más de 2000 arrecifes individuales y casi 1000 islas.

Aunque no fue el primer explorador europeo en divisar la Gran Barrera de Coral, el inglés James Cook fue el primero en realizar una exploración científica de la zona tras encallar el HMB Endeavour en el arrecife, el 11 de junio de 1770, y permanecer seis semanas en la zona mientras se reparaba.

Debido a su vasta diversidad biológica, sus aguas claras templadas y su fácil accesibilidad, el arrecife es un destino muy popular entre los aficionados al submarinismo. Muchas ciudades de la costa de Queensland (como Cairns y Townsville) ofrecen viajes diarios en barco al arrecife.

La Gran Barrera de Coral es mencionada a veces como el ser animal vivo más grande del mundo. En realidad, consiste en la acumulación milenaria de muchos esqueletos de colonias de corales del orden Scleractinia, compuestos de carbonato cálcico y aragonita principalmente. Sobre esas estructuras, que se extienden a lo largo de kilómetros, se aglutina una de las mayores concentraciones de biodiversidad del planeta.

Una gran zona del arrecife está protegida por el Parque Marino de la Gran Barrera de Coral. La Gran Barrera de Coral fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1981. Cuenta con una extensión de 34 870 000 ha.

Ecología

Treinta especies de ballenas, delfines y marsopas se han registrado en la Gran Barrera de Coral, incluyendo la ballena minke enana, el delfín del Indo-Pacífico y la ballena jorobada. Las grandes poblaciones de dugongos viven allí.

Seis especies de tortugas marinas llegan a los arrecifes: la tortuga verde, la tortuga laúd, la tortuga carey, la tortuga boba, y la tortuga golfina. Las tortugas marinas verdes en la Gran Barrera de Coral existen dos poblaciones genéticamente distintas, una en la parte norte del arrecife, y la otra en la parte sur. Quince especies de pastos marinos atraen a los dugongos y tortugas, y proporcionan hábitat a los peces. Los géneros más comunes de los pastos marinos son Halophila y Halodule.

El coral amenazado

La Gran Barrera de Coral se ha visto afectada por el calentamiento global que aumenta cada vez más. Los corales son especies muy sensibles a los cambios de temperatura del océano.

De hecho, recientes estudios han constatado que en 2016 ha muerto aproximadamente el 35% de los corales en 84 áreas de las secciones norte y centro de la Gran Barrera de Coral, debido al blanqueo de coral producido por el aumento de la temperatura del mar.

Los cocodrilos de agua salada viven en los pantanos de manglares y en la costa cerca del arrecife. Se han registrado cuarenta y nueve especies de peces, y nueve especies de caballitos de mar. Por lo menos siete especies de ranas habitan en sus islas.

215 especies de aves (incluyendo 32 especies de aves playeras) visitan el arrecife, acomodándose en nidos o dormideros en las islas, como el águila de mar de vientre blanco y el charrán rosado. Las islas de la Gran Barrera de Coral también alojan 2195 especies de plantas conocidas. Tres de ellas son endémicas. Las islas del norte tienen 300 a 350 especies de plantas que tienden a ser leñosas, mientras que las islas del sur tiene 200, que tienden a ser herbáceas, la región de Whitsunday es la más diversa, con 1141 especies. Las plantas se propagan por las aves.

Diecisiete especies de serpiente de mar viven en la Gran Barrera de Coral, en las cálidas aguas de hasta 50 metros (164 pies) de profundidad, y son más comunes en el sur, que en la sección norte. Ninguna de las que se encuentran en la Gran Barrera de Arrecifes son endémicas, ni están en peligro de extinción.

Las olas de calor marinas del 2016 y 2017 generaron el blanqueo de coral de dos tercios del total del arrecife. Según un estudio publicado en octubre 2020, la Gran Barrera de Coral perdió más de la mitad de sus corales desde 1995.

Por otra parte, los efectos de la pesca indiscriminada y la contaminación, han hecho que la barrera resulte dañada, disminuyendo el ecosistema que se alberga en ella. De continuar con estas acciones, la Gran Barrera de Coral continuará perdiendo peces, flora acuática, etc.

Las estrellas de mar corona de espinas, que están deteriorando corales por todo el mundo, también han comenzado a afectar a la Gran Barrera, ya que las estrellas de mar, cuando han llegado a su edad adulta, consumen lo que miden, es decir, si una estrella de mar tiene un diámetro de 60 cm, consume diariamente lo mismo de coral duro.

Entradas similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *